El objetivo es llegar a acuerdos en materia de salarios y precios, incorporando a la discusión cuestiones como la productividad, la estructura de costos y la competitividad de cada sector productivo. Se crearía una comisión tripartita.

A través de una reunión con empresarios y sindicalistas enla Secretaríade Comercio Interior, el gobierno nacional puso en marcha ayer el diálogo tripartito sobre una amplia agenda de temas, pero principalmente con el objetivo de trazar un horizonte de cara a las negociaciones salariales del próximo año. Para llevarlo a la práctica se creará una comisión técnica mixta entre dirigentes sindicales y empresariales, y desde la semana próxima comenzarán las reuniones sectoriales.

Además del anfitrión, Guillermo Moreno, por el gobierno estuvieron la ministra de Industria, Débora Giorgi, la vice de Trabajo, Noemí Rial, y el jefe de Gabinete de esa cartera, Norberto Ciaravino. El ministro Carlos Tomada se encuentra en Rusia participando de una reunión con sus pares del G-20.

Pese a que ayer no hubo ningún avance concreto, tan sólo la expectativa de conformar una mesa de diálogo, la nómina de industriales que asistieron al convite permite vislumbrar la expectativa favorable del sector empresario. La reunión duró algo más de dos horas y estuvieron presentes el titular dela Unión IndustrialArgentina (UIA), José Ignacio de Mendiguren, Juan Carlos Lascurain (Asociación de Industriales Metalúrgicos dela República Argentina), Javier Madanes (Aluar), Alejandro Vivanco (Coto), Carlos García (Garbarino), Osvaldo Schultz (Loma Negra), Carlos Bulgheroni (Pan American Energy), Luis Betnaza (Techint), Aldo Karagozian (TN & Platex), Hugo Sigman (Grupo Chemo), Juan Carlos Sacco (Federación Argentina de Industria Gráfica) y Rubén Cherñajovsky (Grupo Newsan).

En tanto, el sector dela CGTestuvo representado por su secretario general, Antonio Caló, quien estuvo acompañado por Andrés Rodríguez (UPCN), Gerardo Martínez (UOCRA), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Héctor Daer (Sanidad) y Ricardo Pignanelli (SMATA), entre otros dirigentes. En esta primera convocatoria no hubo asistencia dela CTAni de cámaras pymes, si bien no descartan que puedan sumarse en el futuro.

“La cuestión no pasa solamente por precios y salarios, esto es algo más profundo”, explicó a Tiempo Argentino Antonio Caló, a poco de concluir la reunión. “Nosotros planteamos los temas que preocupan a los trabajadores, como las asignaciones familiares, el impuesto a las Ganancias y la pérdida de poder adquisitivo; los empresarios hicieron planteos relacionados con la competitividad. La idea es construir una mesa de diálogo con el gobierno para generar políticas a partir del consenso”, agregó Caló, quien señaló que se buscará conformar una Comisión Técnica Mixta con representantes dela CGT, empresarios y funcionarios, y que la semana próxima comenzarán las reuniones sectoriales con Adimra.

Si bien no se habló de plazos ni de porcentajes de incremento salarial, desde el gobierno confirmaron la intención de que concretar algún tipo de acuerdo previo al segundo trimestre de 2013, cuando comiencen a desarrollarse la mayor parte de las negociaciones salariales. Fuentes oficiales indicaron que el objetivo es “hacer sintonía” sobre un conjunto de variables tales como la incidencia final de los cambios impositivos, infraestructura, productividad, la cadena de costos y la competitividad de cada sector.

Desdela CGTse mostraron dispuestos a contener los niveles de reclamos salariales, siempre y cuando exista el compromiso de los empresarios de no subir los precios. No obstante, lo cierto es que sumado a la pérdida del poder adquisitivo que significa la evolución de los precios al consumo, a nadie escapa que la atomización dela CGT–con Hugo Moyano cada vez más volcado a la oposición política– puede constituir un ingrediente adicional a la conflictividad propia de cualquier negociación paritaria. De hecho, el líder camionero anticipó ayer su “rechazo” a cualquier tipo de pacto social (ver nota aparte).

“La idea es que todas las partes puedan sentarse en una mesa de tal forma que en las próximas paritarias también se incluyan otros factores tales como la productividad para otorgarle previsibilidad y sustentabilidad a la recomposición del salario real”, explicó a este diario el empresario Rubén Cherñajovsky, uno de los principales promotores de la iniciativa. El titular del Grupo Newsan, dedicado a la fabricación de electrodomésticos y con fuerte presencia en Tierra del Fuego, precisó que “se tratarán temáticas específicas para ir generando un marco constructivo a la negociación”.

control

a los subsidios

Uno de los temas que formó parte del encuentro entre empresarios y sindicatos tiene que ver con los subsidios que benefician a determinados segmentos de la actividad industrial.

Semanas atrás, el gobierno formalizó la creación del Registro de Subsidios e Incentivos, que estará a cargo de Axel Kicillof.

Durante el anuncio, el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, señaló que el objetivo es lograr una mayor intervención del Estado para hacer más “eficiente” la distribución de los fondos que se orientan a la producción, en línea con el tono de las conversaciones que tuvieron lugar en la jornada de ayer enla Secretaríade Comercio Interior.

Tiempo lo anticipó

La mesa de diálogo que puso en marcha el gobierno ya había sido adelantada por dos de los principales actores implicados, Antono Caló porla CGTy José de Mendiguren, por los industriales dela UIA.

Tiempo Argentino reunió a ambos dirigentes y los entrevistó en exclusiva para su edición del 20 de agosto pasado, cuando faltaban aún algo menos de dos meses para que el metalúrgico sea coronado como secretario general dela CGT.

En esa oportunidad, De Mendiguren anticipó la voluntad de la central fabril de conformar algún tipo de diálogo con trabajadores y el sector público. “La UIAcree absolutamente en el diálogo tripartito, que es el mensaje que dejóla OITeste año. No hay que aspirar a cosas muy rimbombantes sino empezar a practicarlo”, señaló De Mendiguren.

“Vamos a intentarlo conla UIA. Nova a ser fácil, una vez lo intentamos y fracasamos. Habíamos ido a España para ver cómo funcionaba allí y vimos que algo falló allá también, porque así quedó España con diálogo tripartito y todo. Tenemos que asumir esa experiencia. Esto es día a día”, respondió Caló.