Fustigó los “acuerdos” dela CGTcon las empresas y el gobierno, y amenazó con un nuevo “horizonte de conflictividad”.

La cumbre de ayer entre el gobierno,la CGTyla Unión IndustrialArgentina (UIA) recibió duras críticas por parte del titular dela CGT Azopardo, Hugo Moyano, que salió rápidamente a diferenciarse de los gremios alineados con Antonio Caló al afirmar que su central sindical “no aceptará ningún pacto o acuerdo salarial que realice” esa organización.

El camionero manifestó que “las paritarias son libres o no son paritarias y nosotros, cada gremio de nuestro sector, va a discutir la paritaria como corresponde”. A su vez, advirtió por “el horizonte de conflictividad que se vislumbra y la alteración de la paz social en el país”.

Las palabras de Moyano tuvieron lugar en la previa de la reunión del Comité Central Confederal dela CGT Azopardo, celebrado ayer. La entidad aprobó un documento que insistió con modificar el impuesto a las Ganancias, reclamó por la universalidad de las asignaciones familiares, llamó a subir las jubilaciones y convocó “abiertamente” a la marcha del 19 de diciembre ala Plazade Mayo, entre otros puntos.

Con el documento denominado Sin el movimiento obrero no hay un modelo nacional y popular, el moyanismo volvió a pedir “la inmediata devolución de fondos de los obras sociales sindicales retenidas indebidamente”, así como también “la eliminación del trabajo precario”, a la vez que acusó al gobierno de “interrumpir unilateralmente el diálogo en septiembre de 2011”. Desde allí, recordó la nota “los reclamos quedaron postergados”.

“Extrañamente –reza el comunicado– un modelo que se pretende nacional y popular comenzó un inesperado viraje hacia medidas de signo conservador, en las propias antípodas de los objetivos declamados”, señaló.

Además de Moyano, en el cónclave dela CGTopositora estuvieron el titular del sindicato de Canillitas, Omar Plaini; el líder del gremio de Petroleros, Guillermo Pereyra; el jefe de la organización sindical de peones rurales, Gerónimo Venegas, Amadeo Genta y Alejandro Amor, representando a los municipales; y Abel Frutos, del gremio de Panaderos.